¿Qué es la SAT?

Fundamento Legal de la Creación de la Institución 

El Gobierno de Guatemala, por medio del Ministerio de Finanzas Públicas, inició a principios de 1997 un conjunto de acciones orientadas a transformar y fortalecer el sistema tributario del país. Dentro de estas acciones se incluyó la creación de la Superintendencia de Administración Tributaria –SAT-, con el propósito de modernizar la administración tributaria y dar cumplimiento a los compromisos fiscales contenidos en los Acuerdos de Paz y el Programa de Modernización del Sector Público.

El proyecto de la creación y puesta en operación de la SAT, se inició en septiembre de 1997 con la integración de un equipo de trabajo responsable de administrarlo.  El objetivo general del proyecto consistió en crear, diseñar y poner en funcionamiento una institución autónoma y descentralizada, moderna, eficiente y eficaz, que se hiciera cargo de la administración tributaria y aduanera, y que fuera capaz de incrementar los ingresos tributarios en forma sostenida, honesta y transparente. La creación de la SAT fue aprobada por el Congreso de la República, según Decreto Número 1-98, el cual entró en vigencia a partir del 21 de febrero de 1998.

La Superintendencia de Administración Tributaria es una entidad estatal descentralizada, con competencia y jurisdicción en todo el territorio nacional, para ejercer con exclusividad las funciones de administración tributaria, contenidas en la legislación.  La Institución goza de autonomía funcional, económica, financiera, técnica y administrativa y cuenta con personalidad jurídica, patrimonio y recursos propios.

Es objeto de la SAT, ejercer con exclusividad las funciones de Administración Tributaria contenidas en el Decreto Número 1-98 del Congreso de la República de Guatemala, Ley Orgánica de la Superintendencia de Administración Tributaria.

Ley Orgánica de la SAT descarga

Valores Institucionales

  • Actitud de Servicio: Los funcionarios y empleados de la SAT se esfuerzan por aportar lo mejor de sí mismos en la atención que se brinda a los usuarios.
  • Respeto: Todos los funcionarios y empleados reconocen el valor inherente de los derechos innatos de las personas de ser tratados con amabilidad, cortesía y cordialidad.
  • Responsabilidad: Todas las funciones y tareas asignadas a los funcionarios y empleados de la SAT se cumplen efectiva y oportunamente con disciplina, respeto, profesionalismo y trabajo en equipo.
  • Transparencia: Todas las actitudes y acciones de los funcionarios y empleados de la SAT responden a las normas de conducta moral y social regida por la ética; por lo que la transparencia se refleja en el desempeño de las funciones asignadas con coherencia en lo que se piensa, se dice y se hace.
  • Productividad: Todas las actitudes y acciones de los funcionarios y empleados de la SAT buscan aprovechar óptimamente los recursos, para asegurar el uso adecuado de los insumos de trabajo en la obtención de los resultados esperado.
  • Compromiso: Los funcionarios y empleados de la Superintendencia de Administración Tributaria cumplimos con nuestras obligaciones laborales y morales; y asumimos la responsabilidad por los efectos que implique la falta de atención a dichas obligaciones.

Objetivos Estratégicos Específicos

  • Aumentar la recaudación de impuestos
  • Recuperar el control de las aduanas
  • Recuperar la confianza de los contribuyentes
  • Fortalecer la moral del personal de la SAT
  • Incrementar la eficiencia institucional

Plan Estratégico Institucional 2016-2020

Me complace presentar la planificación estratégica de la Superintendencia de Administración Tributaria para el período 2016-2020, que se enmarca en una visión de desarrollo integral del país, de conformidad con lo establecido en “Plan Nacional de Desarrollo: K’atun, Nuestra Guatemala 2032”, que contempla dentro de sus cinco ejes una “Riqueza para todas y todos”, priorizando a la “Política fiscal como motor impulsor de la estabilidad y el crecimiento económico inclusivo”, de la cual se deriva como resultado principal esperado “que las finanzas públicas se hayan fortalecido mediante el establecimiento de una carga tributaria creciente, sostenida y progresiva.”

A partir de dicha perspectiva las acciones estratégicas de la SAT se orientan a: Aumentar la recaudación de impuestos, Recuperar el control de las aduanas, Recuperar la confianza de los contribuyentes, y Fortalecer la moral del personal de la SAT.

Lo indicado anteriormente busca enfocar y ordenar a la SAT, en torno a las acciones necesarias para recuperar la credibilidad en el funcionamiento de la institución luego del deterioro al que se vio expuesta durante los años previos y que gracias a la actuación del Ministerio Público y de la Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala (CICIG) fue posible detener.

A partir del mes de abril del presente año hemos asumido el reto de reestructurar esta Superintendencia para mostrar una nueva dinámica de trabajo, eficiente y transparente, al servicio de la población, que permita recuperar la confianza en la correcta aplicación del régimen impositivo.   Hemos iniciado este camino demostrando que con los recursos disponibles y un compromiso de trabajo serio y honesto es posible aumentar la efectividad en la recuperación de los adeudos tributarios.  Para continuar y profundizar este esfuerzo contamos ahora con el reforzamiento de las facultades de la SAT, a través del Decreto 37-2016 del Congreso de la República, “Ley para el Fortalecimiento de la Transparencia Fiscal y la Gobernanza de la Superintendencia de Administración Tributaria”, lo cual es un voto de confianza a nuestro trabajo y permite augurar mejores perspectivas para el futuro de la Administración Tributaria.

Es un privilegio tener la oportunidad de trabajar por nuestro país, por lo que exhorto a todos los colaboradores de la SAT a que seamos parte de esta “renovación” que busca catalizar los cambios necesarios para implementar las mejores prácticas en materia de administración tributaria y aduanera, lo cual implica trabajar en equipo contribuyendo con nuestros mejores talentos a la construcción de una mejor nación.

Este Plan Estratégico Institucional 2016-2020 nos guiará por este camino que se plantea lleno de desafíos, pero también de satisfacciones y recompensas.

                                         Lic. Juan Francisco Solórzano Foppa

Para mayor información:

Plan Estratégico Institucional 2016-2020 descarga

Plan operativo Anual 2017descarga